¿Son obligatorias las campanas extractoras en la cocina? ¿Cuál es la normativa y qué dice la legislación? De todo ello hablaremos en el siguiente artículo.

Cocinas domésticas: La obligatoriedad de instalar una campana extractora en cocinas domésticas suele ser un tema que plantea interrogantes respecto a si es obligatorio instalarla o no.

Según la legislación actual, no se exige de manera imperativa que todas las cocinas de hogares privados estén equipadas con una campana extractora, en particular aquellas viviendas edificadas antes de agosto de 1984. Pero que no sea obligatoria no quiere decir que no sea muy recomendable su uso para asegurar un entorno sin humo, olores ni grasas, lo que favorece una atmósfera hogareña con aire de mayor calidad.

Cocinas en hostelería: Por otro lado, en el sector de la restauración, la normativa aplicable es más rigurosa. Los negocios de hostelería están obligados a instalar campanas extractoras de tipo industrial que cumplan con normativas específicas de seguridad y rendimiento. El sistema debe garantizar una ventilación y eliminación eficaz de humos y olores, adecuados para áreas de gran tamaño y uso intensivo.

Legislación General

La legislación no considera obligatoria la instalación de extractores de humo en las cocinas de todas las casas; no obstante, sí recomienda su uso para promover un entorno más sano. 

Es posible que algunos municipios establezcan directrices adicionales que exijan la presencia de estos aparatos para conceder la cédula de habitabilidad, en particular para propiedades recién construidas o en establecimientos de restauración, dados los niveles constantes de preparación de comida. Si quieres información más precisa, te recomendamos visitar la web especializada en certificados de Habitabilidad en Valencia ARKespai, donde no solo podrás encontrar más detalles, sino que podrás contactar directamente con ellos si necesitas de sus servicios.

Legislación específica para campanas extractoras

Para conocer con detalle las normas específicas para campanas extractoras es fundamental consultar la Norma UNE 100165:2004, que establece los criterios técnicos para sistemas de climatización y ventilación. Dicha norma es particularmente rigurosa en el sector de la hostelería, donde las campanas extractoras de uso industrial deben alcanzar la clasificación EI 30 como medida de prevención contra incendios.

Es imperativo que los arquitectos y especialistas en el diseño e instalación de cocinas cumplan estas normativas para asegurar tanto la seguridad como la eficacia de las campanas extractoras en hogares y negocios.

¿Qué dice la Norma UNE 100165:2004?

Para ajustarse a los requerimientos reglamentarios, es esencial referirse a la normativa UNE 100165:2004. Esta norma aborda aspectos relacionados con la climatización, la evacuación de humos y la ventilación en áreas de cocina, proporcionando un conjunto de directrices a seguir. 

Dentro de estas directrices, destacamos las siguientes recomendaciones:

  • La campana debe ser instalada a una altura mínima de dos metros del suelo.
  • El perímetro de la instalación debe extenderse al menos 0,15 metros más allá de los bordes de la campana.
  • Es necesario el uso de filtros metálicos capaces de capturar grasas y aceites.
  • Estos filtros deben estar colocados en un ángulo que oscile entre 45 y 60 grados respecto a la horizontal.
  • La campana debe permitir un flujo de aire con una velocidad de entre 0,8 y 1,2 metros por segundo.
  • Se requiere una capacidad de ventilación de 10 litros de aire por segundo por cada metro cuadrado de la cocina.
  • Es imprescindible mantener un control sobre la temperatura en la cocina, asegurando que el aire proveniente del exterior mantenga una temperatura mínima de 14 grados Celsius en invierno y no supere los 28 grados Celsius en verano.

Flujos mínimos de ventilación

Tras la última actualización del Código Técnico en su sección CTE DB HS 3, referente a la Calidad del Aire Interior, éste ya no diferencia entre espacios como cocinas, baños, sanitarios y áreas de lavado, optando por agruparlos bajo la categoría unificada “espacios con humedad”

El Documento Básico ahora especifica dos flujos de aire: uno “general mínimo” y otro “mínimo por espacio”. La determinación de estos flujos se realiza considerando la cantidad de dormitorios en el hogar:

  • Para hogares con 0 o 1 dormitorio, se requiere un flujo general de 12 l/s y un flujo por espacio de 6 l/s.
  • En hogares con 2 dormitorios, los valores son de 24 l/s para el flujo general y de 7 l/s para el específico por espacio.
  • Para hogares con 3 dormitorios o más, los flujos son de 33 l/s y 8 l/s, respectivamente.

Desde la creación del CTE, se ha enfatizado la importancia de contar con un sistema de ventilación mecánica de extracción en las cocinas. Con la modificación más reciente, se ha establecido que este sistema debe garantizar un flujo de extracción mínimo de 50 l/s.