Las tendencias actuales han dejado en segundo plano a las cocinas blancas, que estaban liderando la moda actual, en pro de las cocinas de colores.

El marrón es uno de los colores populares de esta temporada para añadir fuerza y naturalidad a muebles, paredes y accesorios; e incluso podemos vestir nuestra cocina de este color de techo a suelo. 

Si no sabes cómo combinar tu cocina con este color, te traemos algunos trucos y consejos para conseguir un resultado de revista.

3 motivos por los que tener una cocina marrón

Si estás pensando en el color marrón como un color demasiado clásico y aburrido para las cocinas de hoy en día, te damos algunos motivos para que veas todas sus posibilidades y oportunidades:

  • Evocar a la naturaleza. El marrón es un color muy presente en la naturaleza y es una gran idea trasladarlo a algunas partes de nuestra casa, como la cocina, para aportar ese toque tropical y natural. Si añades algunos elementos decorativos verdes, como plantas, conseguirás destacar todavía más esta sensación.
  • Todo al terracota. El marrón terracota es uno de los colores que más han gustado esta temporada dentro de la gama de marrones, y es que queda estupendamente en paredes y muebles de cocina. Además, combina con muchos colores diferentes y es una base muy elegante para cualquier estancia.
  • Adiós al blanco. Los tonos más claro de marrón son una alternativa estupenda a las clásicas paredes o muebles blancos, además de aportar un toque de color a tu cocina. Los azulejos para suelos y paredes en tonos marrón claro también pueden actuar como decoración y añadir luminosidad a esta estancia.

Cómo combinar una cocina marrón y blanca

El color marrón se suele utilizar en las secciones de madera; una estupenda elección para colocar un color y textura diferente con un solo cambio.

La tendencia actual suele dejar el marrón para encimeras y armarios, aunque solo en una sección, y dejar el resto (paredes incluidas) para el color blanco.

Los elementos decorativos en naranja y dorado son ideales para añadir algo de elegancia y energía a este tipo de cocinas, aunque los contrastes en negro y metal también son una gran opción.

Ideas para decorar cocinas marrón claro

Si quieres crear una cocina con aire romántico y acogedor, el marrón claro es uno de los colores por los que debes apostar.

Utilizarlo en acabado mate junto a otros colores como el beige y el blanco es una excelente idea para crear una cocina con volumen y con contrastes suaves. 

Para este tipo de cocinas lo mejor es optar por una decoración sutil, como plantas pequeñas, lámparas en dorado mate y accesorios del mismo tono de blanco que utilices en muebles o paredes.

Otra opción para hacer tu cocina más coqueta y encantadora es combinar un tono de marrón muy claro con verde pastel, dándole más protagonismo al marrón para ganar en espacio visual y luminosidad.

Para esta combinación se recomienda cambiar el suelo por uno más oscuro, idealmente parquet y accesorios decorativos de la gama de marrones y verdes pero algo más vivos; que sin duda aportarán mucha alegría a tu cocina.

Ideas de cocinas marrones y negras

No hay mejor combinación para conseguir una cocina moderna y llena de elegancia que la mezcla de negro y marrón.

Dependiendo de la cantidad de luz que entre en esta estancia y lo espaciosa que sea nuestra cocina podemos optar por dos combinaciones, una que da más protagonismo al negro y deja el marrón para algunos detalles y la opción inversa; aunque también influirá el aire más frío o cálido que queramos darle.

Si tenemos una cocina abierta bastante amplia podemos optar por delimitar la parte de los muebles de la cocina pintándolos completamente de negro mate, incluida esa sección de pared. El marrón podría quedar en forma de madera para la encimera, sillas o vigas del techo; aunque también es interesante añadir accesorios decorativos de madera en diferentes tonos de marrón sobre la encimera.

Podemos darle más protagonismo al marrón utilizándolo en un tono más claro para separar visualmente secciones del mobiliario, como una barra sobre la isla de la cocina o estanterías dentro de armarios, así como bordes de bloques.

Para este caso, la decoración en blanco y dorado es lo mejor si queremos elevar el aire sofisticado de nuestra cocina, sobre todo si añadimos una iluminación discreta cálida sobre la encimera.

Cómo combinar una cocina marrón y beige

¿Crees que una cocina no puede ser de varios tonos de marrón? Las cocinas marrones y beige son la excepción. La clave está en utilizar un tono de marrón más oscuro que el beige y crear un contraste.

Una combinación que utiliza los dos colores en la medida justa y que al mismo tiempo delimita perfectamente esta estancia del resto de la casa los centra en los muebles.

El color más oscuro se deja para los muebles inferiores, así como se hace en cocinas con otros colores oscuros, mientras que el beige se deja para los armarios completos y superiores. 

Si el suelo de tu cocina es también oscuro, puedes hacer el zócalo entre los muebles y el suelo de color beige para crear otro contraste funcional. 

Las paredes, en este caso, es mejor que las pintes de blanco roto y decores la cocina con detalles y accesorios del mismo color, aunque el verde hoja también es una gran opción si quieres añadir un aire tropical.

Ideas para cocinas marrones modernas

Las tendencias de cocinas marrones del momento nos dejan dos combinaciones muy populares: una que combina diferentes tonos vibrantes de marrón con blanco en acabado brillante y la misma mezcla pero en tonos más rebajados y mate.

En la primera combinación podemos utilizar el blanco para crear una base luminosa en las paredes y en la encimera, que puede ser de mármol veteado para darle un poco más de personalidad. 

El tono de marrón más oscuro se reservaría para los armarios, tanto en la sección inferior como superior, y el tono más claro para el suelo, idealmente de parquet.

Es recomendable utilizar una iluminación fría e intensa para que la cocina no quede demasiado apagada. 

En el caso de la combinación más suave, que tiene un aire más elegante y sofisticado, el tono de marrón más oscuro se suele dejar para las paredes, de modo que creamos un degradado de colores de más intenso a más claro.

El marrón más claro se utilizaría para los armarios, mientras que el beige se reservaría de nuevo para la encimera.

Si cuentas con una isla en tu cocina, puedes crear un contraste muy interesante si haces el mueble en beige con la encimera en marrón y justo la combinación contraria en el resto de la cocina.

Cómo decorar una cocina con marrón y verde

Ya hemos mencionado anteriormente que el marrón y el verde son colores que, como nos muestra la propia naturaleza, quedan bien juntos, y es por eso que hacer cualquier estancia en tu casa basada en estos colores es buena idea.

En el caso de las cocinas, los objetos para decorar dependerán del tono y acabado de los colores, así como del espacio que tengas en la cocina. 

Para cocinas con un verde más intenso y brillante te recomendamos que consigas una vajilla y recipientes del mismo tono para colocar en las secciones de madera y crear un contraste muy alegre y luminoso.

Las cocinas con un tono de marrón y verde más suave y mate, lo mejor es optar por accesorios en blanco mate, utensilios metálicos colgados o en recipientes de diseño sencillo o alguna planta.

Cómo decorar una cocina con azulejos marrones

Los azulejos marrones son el complemento perfecto para cocinas marrones, blancas y grises en tonos claros, y dependiendo de su diseño y colocación pueden darte estilos desde el rústico hasta el boho industrial.

Te recomendamos que siempre utilices un tono por encima o por debajo del que utilices para muebles o la encimera, pero su diseño dependerá del estilo que quieras darle a tu cocina.

Opta por un diseño asimétrico y con formas con detalles en otros colores cálidos y fríos para un estilo vintage y con mucha personalidad que te permitirá combinar tu cocina con accesorios de otros colores.

Los azulejos marrones lisos son una buena opción para añadir una textura y volumen diferentes a tu cocina, y los que imitan ladrillo son uno de los más populares del momento, sobre todo en un tono marrón grisáceo.

La decoración para este tipo de azulejos suele ser más industrial, con accesorios metálicos, en blanco roto mate y madera clara o natural.